Skip to main content

Los colores de la Alstroemeria

En los países de habla inglesa se la suele llamar ‘Ulster Mary’ y aunque conocida popularmente como ‘Alstroemeria’, ‘Lirio de los Incas’, ‘Azucena peruana’… su nombre científico es la Alstroemeria aurantiaca y pertenece a la familia de las Amariliáceas.

Se documenta que esta planta la registró el sueco barón Clas Alströmer (Claus von Alstroemer) junto con su gran amigo Carolus Linnaeus. Fue precisamente Alströmer quien recolectó sus semillas durante su viaje a Sudamérica en 1753. Desde entonces, la Alstroemeria es una planta que no ha parado de crecer en variedades, si bien es cierto que lo ha hecho de forma más rápida durante estos últimos 15 años.

Alstroemeria aurantiaca

Por lo tanto, actualmente existen cientos de variedades de Alstroemeria y como consecuencia directa de ello, disponibles en una gran cantidad de colores, como por ejemplo el blanco, dorado, amarillo, naranja, rosa, rojo, púrpura, violáceo, lavanda, etc.

Pero puestos a fijarnos en detalles, los colores de la Alstroemeria, son muchísimos más de los que se aprecian a simple vista, ya que entran en juego multitud de matices y combinaciones dentro de sus propios pétalos. De esta forma podemos encontrar dos posturas ante los apasionados de esta flor: aquellos que buscan percepciones de color claramente definidos… y los que encuentran en sus tonalidades la particularidad de su belleza.

Alstroemeria aurantiaca

Esta flor, que recuerda a un lirio miniatura, es muy popular tanto para bouquets como arreglos florales comerciales ya que además de la belleza de sus flores, posee una duración de vida en jarrón de alrededor de las dos semanas.

Alstroemeria aurantiaca

Destacar que esta vida como flor natural en jarrón, puede alargarse más si se tiene el cuidado de cambiarle el agua periódicamente, incorporarle en ese momento un conservante especial como por ejemplo el que se proporciona junto a las flores que se venden en nuestra tienda especializada en el envío de flores a domicilio por Internet y recortar los tallos por su base sobre un centímetro, para que queden limpios de cualquier impureza y mejore así su absorción de agua.

Verónica Pinilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *