Skip to main content

Cuidados del cactus mamilaria

La Mamilaria ha cautivado la imaginación de muchos amantes de los cactus durante muchos años. Esta planta es nativa de los Estados Unidos y de México, con una amplia variedad de 400 especies reconocidas, todas ellas muy fáciles de cultivar.

La Mamilaria es un cactus del desierto, una pequeña planta que no tiene hojas, ya sea en forma achatada o de columna. Algunas de estas especies, producen vástagos, de tal forma que se convierte rápidamente en un grupo, en lugar de continuar como una planta solitaria. Su rasgo más característico y que las distingue y caracteriza es el cuerpo de la planta. Éste se encuentra cubierto de nódulos pequeños, que llamaremos tubérculos, cada uno con vello en el centro.

Una de sus especies más conocida es la Mamilaria zeilmanniana, un cactus pequeño, en forma de cojín, lanoso, que se suele cultivar por sus preciosas flores de color rojo.

Cuidados en primavera-verano

El mejor tiempo, para cambiar la planta de maceta, trasplantarla, es en primavera. Si la planta ha crecido lo suficiente como para cubrir la superficie de la maceta, podremos dividir la planta o bien, colocarla en una maceta mas grande. Se recomienda utilizar compost especial para cactus, o mezclar dos partes de éste con una parte de arena gruesa.

A continuación de esto, despertaremos a la Mamilaria de su periodo de reposo, principalmente la regaremos ocasionalmente y posteriormente, a medida que incrementa la temperatura, aumentaremos paulatinamente el riego.

Cada 4 semanas, abonaremos la planta durante la primavera, 1 vez al mes, utilizando un fertilizante adecuado para cactus en su justa medida. Es recomendable mantener la Mamilaria en un lugar soleado, pero lejos del sol directo, lo ideal para esta planta es una temperatura de 21°C, no obstante temperaturas más altas no dañaran la planta siempre y cuando ésta se encuentre en un lugar bien aireado.

Cuidados en otoño-invierno

Procuraremos que en invierno, la temperatura mínima sea de 10°C, pero si es mayor a ésta, resultara ideal para la Mamilaria. La Mamilaria debe estar completamente seca a estas temperaturas, pero si llega la temperatura a los 15°C deberíamos regarla ocasionalmente. El compost de cactus anteriormente citado, jamás debería estar mojado en esta época del año. Sería conveniente asegurarnos de que la planta reciba una gran cantidad de luz natural, no artificial, teniendo en cuenta que el sol directo en invierno, será muy beneficioso para la Mamilaria. Es súper importante mantener esta planta alejada de las corrientes de aire, con más razón en esta época del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *