Skip to main content

Cuidados de la cuna de Moisés, también conocido como “Lirio de la paz”

Spathiphyllum walliisii” también conocida como “cuna de Moisés” o “Lirio de la paz” es una flor nativa de selvas tropicales de América Central y América del Sur. Esta planta tiene la habilidad de crecer con poca o mediana luz.

Es una planta que se desarrolla principalmente en zonas sombrías, con poco sol, aunque también es convenible tenerla con luz. Una de sus peculiaridades es que no tolera temperaturas inferiores a los 55°C.

El riego debemos llevarlo a cabo de dos a tres veces por semana. Lo ideal es sumergirla en una cubeta con agua hasta que deje de sacar burbujas, sacarla y ponerla en un lugar donde se reseque lo menos posible. Debemos tener en cuenta, que en invierno no es necesario tanto riego, ya que necesitan un reposo invernal.

Es necesario abonarla con fertilizantes ecológicos una vez al mes. Es preciso que tenga las hojas limpias, ya que al mantenerla limpia, evitaremos la taponación de los estomas y con esto ayudaremos a que lleve a cabo la fotosíntesis de forma correcta.

Respecto a la poda, es necesario eliminar las hojas secas o amarillentas, si las hojas se tornan con las puntas de color marrón, es necesario cortar esos trozos con unas tijeras, siempre y cuando mantengamos la forma de las hojas.

Si tenemos la planta en el exterior y existe agua de lluvia, es favorecedor, pero si es constante el riego por lluvia, convendría protegerla.

Las raíces de esta planta, son muy delicadas y es necesario tener en cuenta siempre y cuando queramos hacer un trasplante. Además, lo ideal es cambiarla de maceta cada año, ya que sus raíces fibrosas e innumerables hacen que se endurezca el cepellón (bloque de tierra donde se encuentra sembrada) y el agua no podrá penetrar de forma adecuada. Podemos afirmar esto cuando al nacer flores pequeñas las puntas de las hojas tienen un color verde pálido y se secan.

La multiplicación se produce por separación de la macolla “división de mata”, en los ejemplares adultos una vez terminada la floración.

Esta planta, puede ser susceptible a varios agentes externos, plagas, como por ejemplo el pulgón, los ácaros y la araña roja. Con varios remedios caseros muy eficaces, podremos eliminarlos como por ejemplo, el alcohol, el vinagre, el ajo y la cebolla. Además para combatir los hongos podemos utilizar un poco de canela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *