Skip to main content

Cultivo y cuidados del helecho nido de ave

El helecho nido de ave, también conocido como Asplenium nidusavis, adquiere un aspecto muy parecido al del nido de un ave, es originario de Japón, India y Australia. Éste crece adherido a los troncos de los árboles.

Las hojas de esta planta, son simples, son oblongo-lanceoladas y cuenta con sus márgenes resistentes, ondulados, de color verde brillante, de unos 50 cm de largo. Estos se disponen formando una roseta sobre un tallo centra de color oscuro.

Cultivo del helecho de nido de ave

  • A inicios de la primavera, inicia el cultivo en el interior.
  • Elige un ejemplar del helecho de nido de ave con el follaje verde intenso descartando aquellos que tengan las puntas secas o que posean defectos o deformaciones.
  • Los cambios constantes de lugar, tienden a perjudicar al helecho nido de ave, al igual que las corrientes de aire, el uso excesivo de abrillantador y la limpieza de su follaje.
  • El helecho nido de ave se mantiene con pulverizaciones frecuentes, utilizando preferentemente el agua de la lluvia.
  • Desde la base, se deben cortar las hojas secas y dañadas.
  • Al menos una vez al año, por primavera, precisa el cambio de maceta.
  • Su vida es muy larga, vive durante muchísimos años y solamente se renovara cuando pierda el centro de la roseta.

Cuidados del helecho nido de ave

El helecho nido de ave se desarrolla adecuadamente en un sustrato fértil, liviano, acido, compuesto por tierra negra y turba en partes iguales, con una profundidad de al menos 15cm para las plantas adultas. En cuanto a la luminosidad, ésta debe ser moderada, por lo que no hay que exponer a la planta a la luz del sol directa.

Encuentra las condiciones adecuadas entre los 16 y los 22°C; no tolera temperaturas más bajas de 10°C y más altas que 27°C. El helecho nido de ave, progresa adecuadamente en una atmosfera húmeda. En sitios secos, se debería rociar su follaje con agua de lluvia o colocar un plato con pedregullos mojados.

Esta planta precisa de un riego abundante cada siete días durante el verano; cada diez días en el invierno, pero siempre preferentemente con agua de lluvia. Respecto al abono, riega con una solución de 0,5g de sulfato de amonio disuelto en un litro de agua, 3 veces durante la primavera, cada 30 días y sin mojar las hojas para incrementar el color y mejorar su crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *